14.07.07 | Diario Clarin

Cinco teorías explican por qué una persona enferma de cáncer

Saber por qué ocurre todavía es una incógnita, pero estas teorías -fuertemente aceptadas por la comunidad científica- intentan explicarlo. En la Argentina se producen 130 mil casos nuevos por año.

Valeria Román
vroman@clarin.com

Agrandar letra Achicar letra Imprimir Enviar por email Agregar a mi Halitus  

Fue Hipócrates, el padre de la medicina, quien habría hablado por primera vez de cáncer hace más de 2.000 años. Desde entonces, saber por qué ocurre la enfermedad (se producen 130.00 nuevos casos por año en la Argentina) sigue siendo una gran incógnita. Aunque ya hay cinco teorías fuertes que intentan explicarlo.

Las cinco teorías están desarrolladas en un libro de divulgación que publicará en agosto la editorial Eudeba, escrito por la prestigiosa investigadora en medicina, Christiane Dosne Pasqualini, de la Academia Nacional de Medicina de la Argentina.

La palabra "cáncer" engloba hoy a más de 100 enfermedades: tienen en común una generación rápida de células anormales que crecen más allá de sus límites normales y pueden diseminarse a otros órganos. Pasqualini se ocupó de describir las teorías (que en su formulación involucran al menos a cinco Premios Nobel). "No hemos conseguido vencer al cáncer todavía -señaló-. Pero hay 5 paradigmas que no podemos descartar".

La teoría más antigua -que aún está en vigencia- habla de virus que causan cáncer. La había sugerido el estadounidense Peyton Rous en 1911, al descubrir un virus asociados a cáncer en pollos. Pero nadie le creyó hasta la década del cincuenta. Rous tenía razón y fue reconocido en 1966 con el Premio Nobel.

Hoy se sabe con más firmeza que los virus de las hepatitis B y C pueden causar tumores en el hígado y que ciertas cepas del virus del papiloma humano producen cáncer de cuello uterino. Que el virus HTLV-1 -pariente del VIH- está vinculado a leucemias. Y el virus Epstein-Barr estaría asociado a ciertas formas de linfomas y/o leucemias.

VIDEO 1
La doctora Christiane Dosne Pasqualini, que es miembro de la Academia Nacional de Medicina, cuenta en este video la explicación del origen del cáncer según la teoría de la inflamación (por la cual, se daría como un combate entre fuerzas opuestas en el mismo organismo humano).

 

En 1969, otros dos estadounidenses, Robert Huebner y George Todaro, mencionaron la palabra "oncogen", postulando que había un gen en el organismo que se podía activar por rayos X o por algún virus o agente cancerígeno y que podía ser responsable de la enfermedad. Más adelante, la investigación de otros científicos llevó a descubrir que hay formas mutadas de genes que pueden inducir el cambio de células normales en cancerosas. Hoy, por ejemplo, se asocia al oncogen "myc" con cáncer de pulmón, leucemias y linfomas.

A partir de 1984, también fue ganando espacio la teoría de otros genes encargados de frenar el proceso de descontrol. Son los "genes supresores de tumor", que si fallan, pueden dejar que el cáncer avance. Como lo es el llamado RB1, asociado a casos de retinoblastoma.

En la década de los noventa, surgió la teoría génica, por la cual se postula que se produce una cascada de eventos, que combinan mutaciones de ciertos genes y ausencia o inactivaciones de los genes supresores de tumores. Esa combinación trágica puede ser disparada por el consumo de tabaco, las dietas con grasas en exceso y la radiación ultravioleta, entre otros factores.

"Las aparentemente innumerables causas del cáncer -tabaco, sol, amianto, químicos, virus, todos estos y otros agentes- actuarían de la misma manera, tocando sobre un teclado genético para dañar algunos de nuestros genes en nuestro ADN genómico", escribió Michael Bishop, una de las eminencias en la carrera contra este mal.

Pero la cadena de condiciones que deben darse para que las células se vuelvan cancerosas no terminaba allí. Según contó Pasqualini a Clarín, "el grupo de células mutadas puede quedarse dormido durante mucho tiempo. Por lo tanto, a principios de esta década, se descubrió que hace falta ayuda del microambiente para que las células se reproduzcan y formen un tumor".

Así, apareció la teoría de la inflamación, en la que tiene un papel protagónico el sistema inmune (sí, el mismo que defiende contra bacterias o virus). Puede generar una respuesta en forma de inflamación, que puede favorecer o impedir el crecimiento de un tumor. Por ejemplo -señaló el investigador del Conicet, Alberto Baldi- la infección por la bacteria Helicobacter pilori puede producir inflamación crónica del estómago y desencadenar cáncer.

Para Pasqualini, las cinco teorías se complementan. Y por si fuera poco, ya se vislumbra una sexta teoría: habría células, denominadas de reserva, que ya estarían afectadas por el cáncer, antes de que se especialicen.

VIDEO 2
¿Qué la asombró durante los últimos cincuenta años? Dosne Pasqualini rescata en este video que hoy muchas leucemias se curan. Todavía falta saber por qué muchos casos aún fracasan.

VIDEO 3
En 1971, el cáncer llegó a estar en la agenda del presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon. Desde entonces se aumentaron los fondos para la investigación en ese país y en otros. Se contó con mejores herramientas de diagnóstico y tratamiento. Dosne Pasqualini explica en este video los resultados de ese impulso.